Certificado de destrucción El Certificado de Destrucción es un documento expedido por los Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.) también conocidos como desguaces para acreditar que un vehículo se encuentra en las instalaciones de un C.A.T. en vías de ser descontaminado y reciclado según estipula la normativa medioambiental vigente. Este documento, que se le entrega al titular del vehículo que ha sido entregado para desguazar, es de entrega obligatoria y completamente gratuita y es válido en toda la Unión Europea. Para la entrega de este Certificado, es necesario que el automóvil tenga al menos el motor y la carrocería y no podrá haber sufrido ninguna operación de desmontaje de sus componentes. Estos son los datos que deben estar presentes en el Certificado de Destrucción: •	Empresa o establecimiento que emite el certificado: o	Código de autorización como gestor de residuos peligrosos en el Registro de Gestores de residuos correspondiente. o	Nombre y dirección. o	Número de inscripción en el Registro Industrial. o	Firma del responsable del C.A.T. •	Organismo administrativo que otorga la autorización del gestor de residuos peligrosos: o	Titular y dirección. o	Fecha de expedición del Certificado de Destrucción. o	Número de matrícula y distintivo de nacionalidad del coche. o	Tipo de vehículo, marca y modelo. o	Número de identificación del automóvil (bastidor). •	Datos del titular del vehículo entregado: o	Nombre, dirección, nacionalidad, etc. En el caso de que el vehículo tuviese una orden de precinto en su historial, no se podrá tramitar la baja definitiva ni tampoco expedir el Certificado de Destrucción hasta que el precinto sea cancelado. Otras situaciones, como por ejemplo, que el vehículo no haya superado la ITV o que el titular tenga multas pendientes de pago no son impedimento para entregar un vehículo al desguace, tramitar su baja definitiva en la DGT y obtener el Certificado de Destrucción.  ¿Para qué tramites es necesario tener el Certificado de Destrucción?   Tener en nuestro poder el Certificado de Destrucción nos servirá no solamente para demostrar ante la ley, administraciones u organizaciones que nuestro vehículo ha sido depositado en un desguace, sino también para realizar las siguientes gestiones: Baja del impuesto de circulación Cuando damos de baja un vehículo, el siguiente paso es dar de baja el impuesto de circulación (también conocido como IVTM) en el Ayuntamiento. Para gestionar la baja es necesario contar con el Certificado de Destrucción, así como también con el justificante de baja definitiva de la DGT. Baja de la póliza en la compañía de seguros Las compañías aseguradoras exigen el Certificado de Destrucción y en ocasiones también el justificante de baja de Tráfico para tramitar la baja del seguro. Solicitud de ayudas para la compra de coches Para acceder a ayudas como el Plan PIVE3, el Plan PIMA AIRE o el Plan Movele, es requisito imprescindible contar con el Certificado de Destrucción del automóvil y con el justificante de baja definitiva de Tráfico.